+34 983 300 444
Facebook Twitter Youtube ampa
Plataforma Educamos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso. Para ver nuestra Política de Cookies haga clic en Más info

Aceptar

Alumnos

“Los alumnos y alumnas son el centro de la Comunidad Educativa, la razón de ser de la Escuela Teresiana. Crecen en un clima de seguridad, cercanía y libertad responsable, sintiéndose aceptados, respetados y queridos por todos los miembros de la comunidad” (Carácter Propio p.29).

 

Es fundamental reconocer el potencial de esta nueva generación de alumnos, sus dones y necesidades para lograr que sean protagonistas de sus vidas y transformadores de la sociedad.

 

OTRA GENERACIÓN DE ALUMNOS

RETOS EDUCATIVOS


 

SE MUEVEN POR CONTAGIO

Que esta generación se mueva por contagio es una oportunidad y un desafío para los educadores que han de conectar con ellos, con su forma de actuar y su capacidad para generar relatos que les interesen.

Querer que sean protagonistas de su aprendizaje, supone promover la participación, acoger sus iniciativas, lo que sus ideas puedan aportar, desarrollando en nuestras aulas el pensamiento divergente que abre a nuevas experiencias de aprendizaje.


EMOCIONALES Y SENSIBLES

El mundo emocional impregna su vida, conectan vitalmente desde lo que sienten, mostrando emociones cambiantes según el momento. Son espontáneos y extremos al expresar lo que viven; su lenguaje y forma de comunicarse es diferente. Son sensibles, tienen inquietudes sociales, como promover la justicia y cuidar el medio ambiente; su cultura se fragua, en gran medida, a través de los sentidos, dando una gran importancia a la experiencia estética que inunda sus vidas (colores, música…). La emoción les mueve para ir hacia adelante, para vivir experiencias y arriesgar, pero también los hace vulnerables.

Nuestras propuestas educativas integran el hemisferio derecho para facilitar “experiencias que emocionen”, tanto en el ámbito pedagógico como en el pastoral. Buscamos crear experiencias educativas que activen la sensibilidad, y sirviéndonos de las diferentes inteligencias, como la corporal, la espiritual, la visual, o la musical, educándolas, conectar con ellos a través de los sentidos, y que estos sean puerta de comunicación con la realidad externa e interna.

Todo ello teniendo mucho cuidado de educar también la interioridad para favorecer momentos de silencio, reflexión, oración…que les ayuden en su crecimiento personal y espiritual.


ACTIVOS

La actual generación de alumnos es activa, necesita moverse y busca formas de expresión que les ayuden a conectar con aquellos que tienen sus mismos intereses. Para ellos el concepto de distancia no existe, se conectan con los de cerca y con los de lejos. Para esta generación el movimiento no es signo de dispersión, sino de estar vivo.

Si la actividad y el movimiento forman parte de sus vidas, no tiene sentido que el tiempo de la escuela sea el tiempo de lo estático y lo inexpresivo. Hemos de favorecer en el colegio espacios, tiempos y modos para que esta generación pueda desarrollar este potencial expresivo y comunicar sus experiencias, intereses, inquietudes, opiniones... Así lograremos la proactividad que facilitará el aprendizaje. Para ello utilizamos distintas metodologías y aprovechamos las inteligencias múltiples. Si la actividad y el movimiento forman parte de sus vidas, no tiene sentido que el tiempo de la escuela sea el tiempo de lo estático y lo inexpresivo.


PARTE DE LA SOCIEDAD DEL BIENESTAR

Los cambios en los cauces de comunicación e información, en la manera de concebir la publicidad como principal colaboradora de la economía, hacen de los niños y jóvenes centros de interés de gran número de empresas.
El tener, y por lo tanto el consumir, se concibe entre ellos como un peldaño para conseguir la autorrealización personal ya que éste produce bienestar material y personal.
La publicidad ha pasado de anunciar productos a inducir al consumo por las sensaciones, valores, emociones que los productos generan. Para esta generación, movida por los sentidos, la publicidad se convierte en un reclamo continuo. Los jóvenes se mueven si su emoción es tocada, y el mundo del consumo logra hacerlo.

Para los educadores del colegio, conocer el lenguaje publicitario, sus estrategias y métodos, es una puerta abierta a la comunicación y un modo de captar su atención de nuestros alumnos, sus centros de interés. También una forma de ayudarlos a descubrir de qué manera el mundo del consumo incide en sus vidas y en la creación de necesidades que hay que valorar con sentido crítico.


INTERCONECTADOS. EL AULA ES EL MUNDO

El hecho de estar interconectados permanentemente es, para esta generación, motivo de disfrute, de seguridad, de dependencia y de afirmación. Se comunican a través de redes sociales mediante un lenguaje conciso, breve y sincrónico. La tecnología es para ellos una herramienta de humanización que les ayuda a crecer, trabajar, aprender, estudiar, a relacionarse y a sentirse alguien querido por otros.

Nos preocupamos por aumentar la formación y actualización de los educadores ante el mundo de los blogs, las wikis, la música, las redes sociales, el vídeo, el diseño… Esto implica en el colegio reflexión y revisión de nuestras prácticas pedagógicas, con el fin de favorecer aquellas que potencien el autoaprendizaje y la autogestión de la formación, el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades colaborativas.

En este contexto, hemos de educar personas capaces de usar los medios de comunicación y avances tecnológicos con seguridad, capacidad crítica y respeto, de modo que creen, a través de ellos, relaciones humanizantes y puedan implicarse en redes de cooperación y desarrollo.


MENTES MULTITAREAS

Nuestros alumnos y alumnas tienen una mente multitarea que les capacita para realizar diversas acciones simultáneamente. Pueden estar conectados a las redes sociales, conversando con varios al mismo tiempo, haciendo un trabajo y oyendo música.
Son capaces de interesarse por varias cosas. Estar siempre conectados con otros y en compañía les dificulta el análisis personal, la atención, el silencio…. les cuesta interiorizar.

Esta dificultad se convierte para nosotros en un reto y una necesidad que ha de educarse para desarrollar en ellos una sana dimensión relacional. La opción del centro de trabajar la inteligencia espiritual les capacita para ahondar en el conocimiento propio, el encuentro consigo mismo, con los otros y con Dios.

TOP